ATENCIÓN Esta versión es de archivo, la información aqui presentada puede cambiar en un futuro. Ingresa a la nueva versión de este blog desde el siguiente link http://www.ladob.ml

lunes, 2 de diciembre de 2013

Una vida que se fué

Soledad vive en Villa Bosch, con dos de sus tres hijos. En su casa humilde, me recibieron un frío Viernes por la noche, con un caliente mate amargo y un rico budín preparado por ella y una de sus hijas. Adrian, era su hijo menor y único hombre de la familia, cuya vida terminó de una trágica manera.

¿Era conocido tu hijo en el barrio?

- Si, era conocido. Había terminado sus estudios secundarios y trabajaba en una fábrica

de zapatillas acá a tres cuadras todos los días, de hecho yo dejé de trabajar porque

él y sus hermanas me dijeron que, cómo trabajaban ellos no hacía falta que yo lo siga

haciendo. Además el estaba en la murga del barrio así que, la gente lo conocía mucho.

¿Cómo era tu hijo como persona?

 -Mira, el era buena persona, carismática, trabajadora, todo, siempre queriendo ayudar,

muy pegado con sus dos hermanas y con su sobrinito y dispuesto a dejar todo por sus

amigos, “Piojo” le decían.

¿Piojo, tenía problemas con las drogas, tomaba, o alguna vez estuvo involucrado con

algo de esto?


-No, para nada, era un muchacho ejemplar que nunca me provocó algún drama, que si,

tomaba como todos un poco, como vos, como yo, pero nunca un problema.

¿Cómo te enteraste del incidente?

-El se había ido a bailar al boliche A Point con sus amigos. A eso de las tres de la mañana,

uno de ellos me vino a avisar. Primero obviamente no me dijeron que era tan grave, solo

que se había cortado con un vaso y que estaba en el hospital policlínico “Eva Duarte”, pero

resultó ser que lo habían apuñalado gravemente en el pecho, y que estaba muy mal.

¿Todo esto se desarrolló dentro del boliche A Point?

-Sí, está bajo la firma Majumar S.A. Estos mismos dueños, tienen dos o tres de estos

lugares, lo que pasa es que este, estaba habilitado como resto-bar hasta las dos de la

mañana, pero funcionaba como boliche como hasta las siete.

¿Cómo fue?

-El se fue al boliche, ya tarde. Me dijo “mama me voy al boliche”, y se fue y nunca más

volvió.

No era de meterse en problemas. En ese lugar resulta que este chico que es uno de los

asesinos, Kevin Venticinque se llama, le dicen “chavito”, estaba con un grupo de pibes,

y uno de esos le hizo algo a la chica que estaba con un amigo de él, y este muchacho

reaccionó, y cuando Piojo se metió a separar y a tratar de terminar la pelea, lo apuñalan

en el corazón. Otro que estaba ahí con Kevin, Rodrigo Bracamonte, que le dicen “ñoqui”,

rompe un vaso y lo corta en la parte de abajo del brazo, y después de que “piojo” cae al

piso, le empezaron a pegar entre todos.

¿El se metió a defender a su amigo a pelearse o a parar la pelea?

-El se metió en el medio a parar la pelea, no a enfrentarse ni nada de eso, no era un

persona violenta, solo intervino, para tratar de terminar con el problema que se había

armado, y ahí liga la puñalada y la otra cortada.

¿Cómo reaccionaron los dueños del lugar ante esto?

-Los dueños, no hicieron nada. En ese momento estaba Maximiliano Tolosa, que es uno

de los propietarios del local, el da la orden al personal de seguridad para que lo saquen

a Adrian a la vereda y que lo dejen ahí tirado. Tolosa, no llamo ni a la ambulancia, ni a la

policía, ni a nadie.

¿Cuánto tardo en llegar una ambulancia al lugar?

-La ambulancia llegó al lugar como a los cuarenta minutos desde que ocurrió todo esto,

primero llegó un patrullero, a los veinte, que estacionó y empezó a pegarles a los chicos,

supongo que pensaron que había una pelea, pero nada de eso.

¿Es cierto que cuando llega la ambulancia, los chicos que estaban ahí, quisieron

agredir al personal de emergencias por tardar?


-No, para nada. Además a Piojo lo llevan unos amigos en la moto, al hospital, porque la

ambulancia demoró una barbaridad. Cuando llega la ambulancia al boliche, lo único que

encontraron fue la sangre en el piso y ya se habían ido casi todos.

¿Es verdad que ya había problemas por una red social con estos chicos y por eso

paso esto en A Point?


-No, es mentira, Adrian jamás tuvo problemas con nadie, era muy buena persona, y si

tenía un problema me lo contaba, tampoco discutió con nadie por ninguna red social.

¿Qué sabes de Venticinque y Bracamonte?

-Mira, están los dos detenidos, hay un tercero que está prófugo y que no lo pueden

encontrar, pero estos dos están detenidos. Se negaron a declarar, pero hay muchas

pruebas y testigos directos en su contra.

¿Si los tuvieras en frente, que les dirías o harías?

-Los mato, porque me arruinaron la vida, la mía, la de mis hijas, la de toda la familia, no

me importa que me den 10 años de cárcel, pero que te maten un hijo es lo peor que te

puede pasar, lo único que me hace seguir es esto, mis hijas, mis nietos, que cada día me

dan fuerzas para seguir reclamando e insistiendo para que se dicten las sentencias y que

estos criminales terminen presos.

¿Qué pensás cada 24 cuando te levantas?

-Pienso que mi hijo nunca va a volver, y que estos tipos en algún momento van a salir,

aunque les den 50 años de cárcel. Por eso quiero justicia, para que este boliche no abra

nunca más y para que ninguna madre mas sufra lo que sufrí yo. Ahora el 24, se cumplen 3

meses de que lo asesinaron y hacemos una marcha, para que se haga justicia por mi hijo.

Muchas gracias Marisa Soledad por la entrevista y esperemos se haga justicia por Adrian.

Foto: Adrián con su traje de murga, en el frente de su casa días antes de ser asesinado.
Creditos de la foto a Marisa Soledad Colet.

Por Gianfranco Hernández
Para El Lado B (www.el-ladob.com.ar)

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal